lunes, 8 de diciembre de 2014

ESPECIAL NAVIDAD: Cartas de Papá Noel de J. R. R. Tolkien.

La recomendación literaria de esta semana, y de las que vienen, está marcada por las fechas en las que entramos. En las próximas semanas, además de haceros un post recopilando los títulos más recomendables para nuestros niños con temática navideña que tenemos en el mercado -esto será el próximo lunes-, os hablaré detenidamente de algunos de ellos. El primeros de estos elegidos, uno de mis preferidos: Cartas de Papá Noel de J. R. R. Tolkien.


Desde el primer momento en que conocí este libro me sentí fascinada por su historia. Se trata de una recopilación de las cartas que Tolkien - autor de El hobbitEl Señor de los Anillos...- escribió a sus hijos durante veintitrés navidades. Os cuento cómo surgieron.

Para los cuatro hijos de Tolkien el interés por Papá Noel iba más allá de los regalos que éste les pudiera dejar en la chimenea en Nochebuena. El causante de este interés no era otro que su padre que en 1920 cuando John, el mayor de sus hijos contaba con apenas tres añitos, decidió hacerse pasar por Papá Noel y escribirle una carta en la que describía con palabras y dibujos su vida en el Polo Norte.

Hogar de Papá Noel, Polo Norte
22 de diciembre de 1920

Querido John:

Me he enterado de que les has preguntado a tu papá cómo soy y dónde vivo.
He hecho un autoretrato y he dibujado mi casa. Guarda bien el dibujo. Ahora
mismo me marcho a Oxford con el saco lleno de regalos (algunos para tí). 
Espero llegar a tiempo: esta noche la nieve es muy espesa en el Polo Norte.

Con cariño, Papá Noel.

Es fácil imaginar el éxito que tuvo la carta. El precioso "engaño" continuó durante más de veinte años alegrando las navidades de la infancia de sus otros tres hijos hasta que la menor, Priscilla, cumplió catorce años. 


Conforme pasaban los años Tolkien fue complicando la historia. Si bien en las primeras cartas el único personaje -además del propio Papá Noel- del que se habla es de su ayudante el Oso Polar del Norte -verdadero causante de muchos de los desastres en las historias y las confusiones en los calcetines de los niños- poco a poco los asistentes fueron en aumento.



Así conoceremos a los dos sobrinos de Oso Polar, Paksu y Valkotukka que fueron de visita y decidieron quedarse; al habitante de la luna que cayó en el jardín de Papa Noél después de que la luna se partiese en cuatro partes, como no, por culpa de Oso Polar; a muñeco de nieve, a los elfos de la nieve, a los gnomos rojos, a los osos de las cavernas, al elfo Ibereth que acabará convirtiéndose en el secretario de Papá Noel. Sin olvidarnos de los Trasgos, los malvados de la historia que roban los juguetes de los niños, destrozan el almacén y quieren invadir la casa de Papa Noél.


Una verdadera delicia de libro en el que Tolkien pone al servicio de la historia toda su imaginación no solo para crear las aventuras y peripecias que van a vivir Papa Noél y todos sus amigos, sino para cuidar hasta el más mínimo detalle: los sobres, los matasellos venidos directamente del Polo Norte o la letra -temblorosa cuando la carta viene firmada por Papa Noél; en letra mayúscula de trazo grueso y con faltas de ortografía cuando la escribe Oso Polar o en perfecta caligrafía si es Ibereth quien la firmaba- son buena muestra del detalle e interés con el que lo hacía.

Os dejo algunos imágenes. Espero que las disfrutéis.



 

Os espero mañana con la mejor animación. Si os apetecen más recomendaciones literarias tendréis que esperar al próximo lunes en donde nuestras páginas se volverán a teñir de espíritu navideño.
Mientras tanto, para seguir leyendo sobre libros, podéis pinchar en los siguientes enlaces. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada