lunes, 29 de septiembre de 2014

¡La paloma encuentra un perrito caliente!, de Mo Willems

Que lo de compartir es un aprendizaje costoso y complicado para los más pequeños es una realidad que todos hemos comprobado. Todavía recuerdo, y ya han pasado unos añitos, mi primera visita a la piscina de la urbanización y mi vergüenza cuando mi hija se negaba a que cualquiera de sus vecinitos rozasen, tan siquiera, sus juguetes. Pues bien, el libro que hoy hemos elegido trata brillantemente este "pequeño problema" en treinta y tres páginas llenas de humor, ingenio y entretenimiento. Su título ¡La paloma encuentra un perrito caliente! y lo firma, el siempre genial Mo Willems.


La protagonista de nuestra historia es una paloma que ha tenido la suerte de encontrarse un sabroso y apeticible perrito caliente


Su felicidad ante lo que le espera es extrema. No encuentra el momento en el que disfrutar de ese perrito tan maravilloso. Pero justo cuando se va a llevar el primer bocado a la boca aparece el otro invitado en la historia: un astuto e insistente pato que tiene tantas ganas como ella de comerse ese perrito caliente. 


La paloma, como os podéis figurar, no tiene ninguna intención de compartir. Ella sabe muy bien diferenciar entre los artículos indeterminados y los posesivos. Por algo cuando el pato quiere entablar una conversación para ver si consigue que la paloma comparta y le pregunta:

¿Es eso un "perrito caliente"?

Ella de manera clara y contundente le responde:

No es un perrito caliente;
es mi perrito caliente.

  
Nuestro hábil pato decide no amedrentarse y seguir con sus preguntas:

¿A qué sabe?

Bueno, tiene un sabor sensacional.
¡Cada bocado es una alegría! ¡Una fiesta dentro
del panecillo!



Tras muchas preguntas por parte del pato y no menos dudas de la paloma, que no quiere por nada del mundo deshacerse de algo que se encontrado ella... pero su conciencia le impide disfrutar del manjar en solitario...

 

A pato se le ocurre una idea brillante.

¿Os imagináis cuál es?


Estupenda historia, estupendo libro -como no podía ser menos viniendo de Mo Willems ganador de seis premios Emmy por sus textos para esa serie mítica que es Barrio Sésamo- y estupenda serie pues La paloma encuentra un hot dog no es el primer libro ni el último que tiene a estos protagonistas.  

Mo Willems ya nos había divertido y enseñado con esta Paloma testaruda, en la que se pueden ver reflejados todos los niños de edad preescolar, un año antes en ¡No dejes que la paloma conduzca el autobús!, una divertidísma e ingeniosa historia, con súplicas, rabieta e intentos de negociación incluidos, con la consiguió uno de los honores en los premios Caldecott de 2004.






Si te ha gustado y quieres que ver alguna otra de nuestras recomendaciones literarias pincha en el siguiente enlace.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada