jueves, 18 de junio de 2015

MITOLOGÍA PARA NIÑOS: La apoteosis de Hércules

Tras cumplir con los 12 trabajos impuestos por Euristeo la vida, por fin, parecía sonreír a Hércules. Se había casado con Deyanira, la hermana de Meleagro (aquí) y su vida trascurría de lo más apacible. Pero pese a la aparente tranquilidad, de vez en cuando, un pensamiento volvía de manera recurrente a su cabeza:


Él, Hércules, moriría en manos de un muerto...

Pese a todo Hércules intentaba seguir con su vida.

Guido Reni, Rapto de Deyanira, 1620-21.

Unos meses después de su boda Hércules y Deyanira tuvieron que cruzar el río Eveno en época de crecida. Las aguas se habían desbordado y salían violentamente de su cauce así que cuando el centauro Nero les ofreció, a cambio de dinero, cruzarlo sobre su lomo, ellos aceptaron encantados.

Primeramente llevó a Hércules y sin ningún incoveniente lo dejó en la otra orilla. El problema vino cuando Nero en lugar de cruzar a Deyanira y dejarla donde se encontraba Hércules quiso llevarla a un lugar apartado para propasarse con ella.


Los gritos de desesperación de la bella joven enseguida fueron escuchados por Hércules quien rápidamente lanzó una de sus venenosas flechas contra el centauro y corrió a rescatar a su amada. Pero antes de morir el centauro, con los ojos desencajados y entre murmullos, le hizo un extraño ofrecimiento a Deyanira:

Si deseas conservar el amor de tu marido para siempre, recoge la sangre que sale de mi herida.
Tiene un extraño poder y si alguna vez se enamora de otra recuperarás su amor.

Deyanira, sin que Hércules se diera cuenta de lo que hacía, cogió la sangre del centauro y la metió en un frasco.

Luca Giordano, La muerte del centauro Neso

Hércules y Deyanira siguieron siendo inmensamente felices en los siguientes años y fruto de esta felicidad nacieron dos hijos. Pero un día la guerra volvió a llevar a Hércules fuera de su casa y allí conoció a una prisionera de la que se enamoró.

Deyanira se enteró de esta relación de su marido e inmersa en una profunda tristeza pensó que tal vez era el momento de hacer uso de la sangre del centauro y recuperar así el amor de su amado.

Sacó el frasco del cajón en el que lo había guardado y mezclándolo con agua empapó con ello una nueva túnica. 

Cuando la prenda estuvo seca,  se la hizo llegar a Hércules como si de un regalo se tratase.



Hércules, sin sospechar lo más mínimo, se puso la prenda. Y de repente una extraña sensación se apoderó de él. Todo su cuerpo comenzó a picarle o más bien abrasarle. Desesperado ante semejante dolor intentó por todos los medios quitarse la túnica, pero era imposible. Parecía como si se le hubiese pegado al cuerpo. La única manera de desahacerse de ella era arrancándose su propia piel.

 Zurbarán

Parecía mentira. Él que había podido con cuanto monstruo, plaga o tormento se había puesto a su alcance iba a ser vencido por el amor de una mujer.

Hércules comprendió rápidamente que su fin se acercaba. 

Así que retorciéndose de dolor, levantó con las ramas secas que fue encontrando una pira funeraria en la que se acostó tras rogar a un fiel amigo que le prendiera fuego.

Las llamas no tardaron en cubrir el cuerpo de Hércules...

Pero estas llamas únicamente quemaron su parte mortal, la que había heredado de su madre.


Cuando sus amigos intentaron encontrar entre sus cenizas los restos de Hércules para enterrarlo dignamente, no hallaron absolutamente nada. No era extraño, Hércules, hijo de Zeus tenía un lugar privilegiado en el Olimpo al que ascendió purificado por el poder del fuego.

Rubens, El concilio de los dioses. 1622, 24

Hércules había abandonado el mundo de los hombres para reunirse con los dioses quienes por el valor, la fuerza, la generosidad, la inteligencia, la bondad... demostrada durante todos estos años le concendieron la inmortalidad.

Y en el Olimpo sigue viviendo Hércules. Hay quien dice que incluso se ha reconciliado con su eterna enemiga, Hera quien para firmar la pipa de la paz le ha concedido la mano de una de sus hijas, la bella Hebe, la diosa de la juventud.




Si os parece otro día os cuento su historia.



Si os ha gustado y queréis conocer más post de nuestra sección MITOLOGÍA PARA NIÑOS, pinchad en los siguientes enlaces.














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada