lunes, 24 de noviembre de 2014

Pequeñas historias zen, de Jon J Muth

Como todos los lunes una recomendación literaria. La de hoy un libro precioso, que lleva tiempo en la mesa de mi despacho esperando encontrar el momento de sosiego necesario para hablar de él. Su título, Pequeñas historias zen y lo firma el brillante y delicadísimo dibujante de cómics e ilustrador americano Jon J. Muth.


La palabra zen, pronunciación japonesa de la palabra china chan, significa meditación y eso es lo que nos vamos a encontrar en este libro: pequeñas historias que nos brindan meditaciones partiendo de hechos cotidianos. Pequeñas historias que lejos de querer aleccionarnos sobre una idea concreta nos dejan espacios propicios para la reflexión. Os cuento cómo lo hace.


Dentro de la tradición zen las enseñanzas de Buda siempre se han trasmitido de maestro a alumno. El método de meditación de Buda consiste en sentarse muy tranquilo, pero permaneciendo perfectamente alerta, dejando fluir los pensamientos por tu mente sin deternerte demasido en ninguno. En este libro el maestro es Lago Tranquilo, un panda gigante que aferrado a su paraguas es arrastrado por el viento hasta el jardín de una casa privada. 


Allí viven Carlos, Miguel y Andrea tres niños con los que entablará una preciosa relación. Todos los días los nuevos amigos van a visitar a Lago Tranquilo y él agradecerá su visita obsequiándoles con pequeñas historias zen. Pequeñas historias que describen situaciones cotidianas, perfectamente comprensibles para los niños, en las que lejos de dar una enseñanza concreta lo que les ofrece son soluciones, posibilidades para favorecer una compresión espontánea e intuitiva del mundo.


La primera en llegar es Andrea y lo hace cargada con una estupenda tarta que ha preparado para Lago Tranquilo. Él en agradecimiento le cuenta una historia que lleva por título El tío Ry y la luna. Tío Ry es un viejo oso que nunca permitía que sus huépedes abandonaran su casa con las manos vacías; figuraos hasta que punto era hospitalario que un día entró un ladrón en su casa y en lugar de enfadarse, ofenderse y llamar a la policía cuando le sorprendió con las manos en la masa, su única preocupación fue encontrar un regalo para poder ofrecerle. Tras mucho pensar tío Ry dio al ladrón su única túnica con la inmensa pena de no poderle ofrecer la luna.


Tras la historia de Andrea llegan las de Miguel y CarlosMiguel escucha la de La suerte del granjero una reflexión sobre la existencia de la buena y la mala suerte y a Carlos -el benjamín de la familia  que llega todo enfadado porque su hermano mayor le dice siempre lo que debe o no debe hacer- le regala una historia en la que un monje budista y su discípulo están de viaje y se encuentran con una señora que tiene problemas para cruzar un río. 


El monje, sin dudarlo, la ayuda a cruzar, cargándola sobre sus hombros. Una vez que llega al otro lado, la mujer se marcha sin darle las gracias. 

 El monje y su discípulo siguen su camino. El discípulo no deja de reflexionar sobre lo injusto de la situación y le da vuelta al tema durante varios kilómetros hasta que se anima a planteárselo a su maestro. Y éste le responde: 

Dejé a la mujer hace horas, 
¿por qué tú sigues cargando con ella?.




Tres historias que esconden valiosas enseñanzas para el desarrollo y evolución personal de todo niño: la importancia de la paciencia, la perseverancia, la generosidad, la  honestidad, el desinterés, la importancia de ser capaces de aprovechar el momento... Pero Pequeñas historias zen ofrece algo incluso más valioso. Este libro nos brinda la posibilidad, desde la la serenidad que transmite su ritmo, desde la belleza de sus ilustraciones, desde su perfecto y conciso texto... la posibilidad de ver más allá de lo que allí está escrito y llenarlo con nuestras propias vivencias, con las vivencias de cada niño. La posibilidad de hacerlo nuestro. 



Un estupendo ejemplo para que los niños descubran que en un libro es tan importante lo que no está escrito como lo que está, pues es ese espacio vacío el que recoge el lector y lo llena con sus propias vivencias, con sus pensamientos, con sus anhelos, con sus deseos, con sus reflexiones... 

Espero que os guste.



Si te ha gustado y quieres leer sobre nuestras recomendaciones literarias puedes pinchar en los siguientes enlaces.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada