sábado, 8 de noviembre de 2014

12+ 1 preguntas a David Fernández Sifres

Para David Fernández Sifres, uno de los autores de LIJ más galardonados de los últimos tiempos, la literatura es un hobby, una afición. Licenciado en Derecho y funcionario de la Escala Superior de Técnicos de Tráfico compagina este trabajo con su vocación literaria y la verdad es que la fórmula, al menos para nosotros lectores, le está saliendo redonda.


Comenzó escribiendo relato corto, género en el que tuvo un notable éxito como lo demuestran la casi veintena de galardones que pueblan sus estanterias y gracias a los cuales pudo invertir en otra de sus pasiones, viajar. Aunque desde el 2009, fecha en la que publica ¡Que viene el diluvio!, su primera novela para niños, su carrera se vuelca en la literatura infantil y juvenil.

Figuraos el éxito que ha tenido, que en tan solo cinco años y con cinco libros publicados ha conseguido galardones tan importante como el Premio Alandar de literatura juvenil 2011, por su novela El faro de la mujer ausente, el Premio Ala Delta de Literatura Infantil 2012 y el Premio CCEI 2013, ambos por Un intruso en mi cuaderno, o el Premio Barco de Vapor por Luces en el canal en 2013, novela con la que también ha obtenido el Premio de la Fundación Cuatrogatos 2014. No está mal, ¿verdad? 


Hoy en RZ100 Cuentos de boca tenemos la suerte de poder conocer un poquito más a este joven escritor nacido en León al que además de leer, escribir y viajar le encantan las rutas campestres, reír con los amigos, la bici, imaginar escapadas imposibles, cocinar cambiando todos los ingredientes de la receta... pero sobre todo, le gusta inventarse historias.



¿Cuál es el primer libro que recuerda? 

Creo que un ejemplar de Cuentos de los hermanos Grimm, que me leían mis padres antes de acostarme.

¿Cuál es el último libro que ha comprado? 

El paraguas rojo, de Paloma Muiña.

Ilustración de Puño para Luces en el Canal
SM, 2013

¿Qué párrafo ha aprendido de memoria?  

Buf, recuerdo muchos, pero el que primero me viene a la cabeza ahora es el inicio de Corazón tan blanco, de Javier Marías: No he querido saber, pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado de su viaje de bodas, entró en el cuarto de baño, se puso frente al espejo, se abrió la blusa, se quitó el sostén y se buscó el corazón con la punta de la pistola de su propio padre, que estaba en el comedor con parte de la familia y tres invitados.

Vale, reconozco que he cogido el libro para comprobar si estaba bien, pero se me había olvidado poquito. 

Ilustración de Puño para Luces en el Canal
SM, 2013


¿De cuál de sus obras se considera más orgulloso y por qué? 

Probablemente de El faro de la mujer ausente. La historia estuvo en mi cabeza más de diez años y comencé a escribirla innumerables veces, sin que fuera por buen camino. En algún momento me dije que la escribiría, por mucho que me costara, y que lo haría de la mejor manera que supiese. La escribí. Me costó mucho. Lo puse todo de mi parte. Estoy orgulloso de aquello. 

¿Cuáles son sus motivaciones para seguir escribiendo? 

Me gusta inventar historias y que otros las lean. Escribir no es mi trabajo, y cada uno en su tiempo libre trata de hacer aquello que le llena de alguna manera. A mí me ocurre al escribir. Inventar una historia, pulirla, hacerla coherente, pasarla al papel y que quien la lee se la crea y la disfrute es un reto que me apasiona.

Ilustración de Ada García para ¡Que viene el diluvio!
Everest, 2009


¿Cómo es su rutina de trabajo? 

No tengo. Sólo puedo escribir en mis ratos libres, y eso es lo que intento hacer: aprovecharlos. También dormir un poquito menos. Al margen de eso, lo cierto es que, por lo general, no comienzo a escribir hasta que tengo la historia completa y muy trabajada en la cabeza. 

¿Cuál es la diferencia entre un buen libro y un mal libro? 

Creo que cada uno tiene una idea diferente al respecto de esto, y todo depende de lo que vayas buscando. Si buscas una historia que te enganche, eso será un buen libro para ti; si buscas un libro de prosa muy cuidada, con imágenes trabajadas, por ejemplo, eso será un buen libro. En mi caso, me gustan los libros que no me hacen pensar en el escritor que hay detrás, los que consiguen que me olvide de que estoy leyendo.

Ilustración de Rafael Vivas Bilbao 
para Un intruso en mi cuaderno.
Edelvives, 2012


 ¿Cómo es el estilo que desearía tener? 

Ese precisamente, uno que consiga que el lector, al poco de empezar a leer, se encuentre sumergido en una historia que le haga vivir.

Ilustración de Rafael Vivas Bilbao 
para Un intruso en mi cuaderno.
Edelvives, 2012


¿Qué considera definitorio de la literatura infantil? 

La literatura infantil tiene que ser capaz de llegar a los niños. Esta respuesta, que puede parecer obvia, creo que no lo es. Hay gente que cree que escribir para niños consiste únicamente en que los personajes sean también niños, que las cosas tengan nombres en diminutivo y que los animales hablen. Y no es así. En primer lugar, la literatura infantil ha de ser buena literatura y, como tal, tiene que ser capaz de emocionar, de hacer sonreír, de quedar en el recuerdo. Por otro lado, siempre he creído que un buen libro infantil tiene que llegar también a los adultos. 

¿Por qué eligió la escritura como medio personal? 

Para escribir no hacen falta muchos medios. Ni caros. Vale con un papel y un boli, y se puede hacer en cualquier lugar. Se han contado historias maravillosas solo con eso. Empecé a querer contar historias siendo niño, y lo hacía así. Por otro lado, escribir es una actividad muy solitaria que permite una cierta labor de introspección. Me decía un amigo que al escribir te piensas. Y es verdad. 

Ilustración de Puño para Luces en el Canal
SM, 2013


¿Con qué autor actual le gustaría colaborar? 

Ahora mismo estoy escribiendo una historia a medias con Jorge Gómez Soto. Está siendo una experiencia interesante. Y lenta. Al vivir en ciudades diferentes y tener hijos nos comunicamos por videoconferencia, cuando tenemos algún rato libre a la vez. Creo que los dos estamos aprendiendo del otro y nos estamos divirtiendo. 

Ilustración de Puño para Luces en el Canal
SM, 2013

¿Con qué autor del pasado le gustaría colaborar? 

Quizá me habría gustado coincidir con los artistas de fines del siglo XIX, en Montmartre. 

¿Cuál es su próximo proyecto? 

Tengo varios entre manos. Me ilusiona especialmente una serie infantil de humor, con unos personajes que ya han aparecido en dos novelas, Pancho, Joseque y Teban, y que consiguen que no se me quite la sonrisa mientras escribo.








BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

Descripción
¡Qué viene el diluvio. 
Everest, 2008
Descripción
El faro de la mujer ausente.
Edelvives, 2011
Descripción
Un intruso en mi cuaderno.
Edelvives, 2012
Descripción
Luces en el canal
 SM, 2013
Descripción
¡Que vienen los marcianos!
Edelvives, 2013 

Muchas gracias David por dejarnos conocerte un poquito más. 

Si os ha gustado y os apetece seguir leyendo algunas de las entrevistas que hemos publicado hasta el momento, simplemente pinchad en cada una de las imágenes y accederéis a la entrevista.

Descripción
María Menéndez-Ponte


Descripción
Iban Barrenetxea


Descripción
Gonzalo Moure


Descripción
 Gabriela Keselman.


Descripción
 Imapla.


Descripción
Nora Hilb


Descripción
Ricardo Gómez


Descripción
Tesa González


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada